The Turning Hand

La Mano Girada esta situada al borde de la Commercia es la casa de citas más antigua de todo Sinophia. Se dice que ha existido por más de un milenio, sucumbiendo igualmente al malestar de Sinophian. Durante los siglos de prosperidad, comerciantes, mercaderes, traficantes de información, y otros buscadores de fortuna se daban cita en los salones dorados de la Mano, para el intercambio de información, comer, beber, para mezclarse todos en una atmósfera de incienso embriagador. Sin embargo, la muerte del comercio y el aislamiento de Sinophia fue disminuyendo la clientela condenado poco a poco a la Mano. La gente todavía acude para comerciar y trapichear en un lugar discreto, pero hoy día acuden más bien pocos, ya no es comparable al bullicio del lugar que tenía en el pasado. Las alcobas no se llenan, no se hacen reservas para cenas privadas, y la mayoría de los lectores del tarot por los cuales la Mano era famosa han desaparecido, sus amenas veladas son ahora innecesarias en una Sinophia cuyo destino ya esta echado. La Mano se ha convertido ahora en un local de mala muerte, mal iluminado y habitual de lo que pocos trotamundos que vienen a Sinophia. Es probable encontrar agentes de los cárteles extranjeros, silenciosos y extraños viajeros bebiendo amasec especiado, murmurando discusiones en medio de los espacios vacíos y salones llenos de eco. Los chismes y rumores corren al igual que cuando la Mano Girada; la mayoría son muy dudosa pero muchos son, al menos, ciertamente exactos.

La gran sala central de la mano, cuenta con una rica decoración, abovedada dominada por siete grandes
pilares, cada uno de diez veces la altura de un hombre y poblado de relucientes tubos de humos de oro empañado los cuales bombean incienso en el aire. Mientras tanto, las caras de las cartas del Tarot Imperial están talladas en latón esmaltado en láminas las cuales giran sobre cadenas colgantes desde el techo pintado. Diseñado para contener cientos de clientes ahora sus cámaras están opresivamente silenciosas, mal iluminadas, con sus altas vidrieras rodeadas de suciedad y humedad por agua de lluvia acumulada.Una barra circular corona el centro del alfombrado piso carmesí. Allí, el propietario (un hombre mayor regordete, conocido como Maestro de Bronce Thall) es el único que impone algo de orden sobre los decrépitos sirvientes . Es un hombre de maneras fáciles y de buen carácter, algo olvidadizo, una fachada bajo la cual Thall oculta un ingenio y voluntad que el tiempo ha ido minando poco a poco.

The Turning Hand

Hereticus Tenebrae Ttawers Ttawers