Main Page

El universo del 41ª milenio

Organigrama de la Jerarquía Imperial
1512bc0814ca2bd54025e79078895f1d.jpg

images.jpgLa Inquisición
La Inquisición es descrita con frecuencia como la mano izquierda del Emperador. Es una organización secreta cuyos miembros no están sujetos a ninguna ley autoridad o Imperial excepto la suya propia. La única misión de la organización es la de investigar cualquier amenaza potencial o comprobada para el futuro de la humanidad, y adoptar cualquier medida que se considere apropiada para exponer y destruir la amenaza. Los alienígenas invasores, las desviaciones genéticas de envergadura, la corrupción política, las conspiraciones de los gobernadores planetarios, la incompetencia, la traición y la herejía son amenazas lo bastante graves como para mantener a la Inquisición permanentemente ocupada.
imperial_aquila_small.jpg

“La falta de piedad es la generosidad del sabio”

Lord-Te.gifLos Altos Señores de Terra
Los Altos Señores son los doce hombres más poderosos de la galaxia. Gobiernan el Imperio en nombre del Emperador,y son ellos los que envían las flotas imperiales a la guerra y los que dirigen los inagotables ejércitos del Imperio. Su misión es interpretar y decretar los deseos del Emperador, confiando en que su poderosa mente guíe sus pensamientos e inspire sus acciones.

Cada Alto Señor es el líder de una de las más poderosas organizaciones del Imperio. Un complicado entramado de maniobras políticas, promesas de apoyo y consideraciones de intereses mutuos les mantiene unidos y determina quien ostentará un cargo y quien no. En la practica, algunas organizaciones del Imperio son tan poderosas que sería impensable que su líder no fuera uno de los Altos Señores. A lo largo de milenios han sido organizaciones diversas las que han promocionado a los Altos Señores, dependiendo de cual era la más poderosa en ese momento. Ambición y rivalidad despiadadas caracterizan a estos grandes hombres, y sus organizaciones rivalizan con las demás por hacerse con parcelas del poderío Imperial.
imperial_aquila_small.jpg

“La sangre de los mártires es la semilla del Imperio”

Mecha.gif Adeptus Mechanicus
Es el Adeptus Mechanicus quien controla el conocimiento técnico del Imperio, preserva los secretos científicos de antaño y quien explora las nuevas ciencias del cuadragésimo primer milenio.
El Culto Mechanicus o culto a la máquina, reconoce al Emperador como Señor de la Humanidad, pero no reconoce la autoridad del Culto Imperial o la Eclesiarquía. En su lugar, el Adeptus Mechanicus sigue sus propias oscuras y misteriosas estructuras. De acuerdo al Adeptus Mechanicus, el conocimiento es la suprema manifestación de divinidad, y todas las criaturas y artefactos que contienen conocimiento son sagradas por esto. El Emperador es el objeto supremo de adoración porque entiende prácticamente todo. Las máquinas que almacenan o protegen el conocimiento de hace tiempo también son sagradas, y la inteligencia artificial no es menos divina que aquella de carne y sangre. Un hombre vale sólo la suma de su conocimiento, su cuerpo es simplemente una máquina orgánica capaz de preservar el intelecto.
El Adeptus Mechanicus controla completamente todo lo relativo al gobierno, industria y religión de Marte. En los más amplios términos, la población está dividida en dos partes. La mayor masa de marcianos son trabajadores esclavos llamados Servidores. Los Servidores no son completamente humanos, sino criaturas mitad hombre, mitad máquina cuyas mentes han sido parcialmente programadas para realizar labores específicas. Los servidores son esclavos del sacerdocio dirigente de tecnosacerdotes que forman una jerarquía de técnicos, científicos y líderes religiosos. Los tecnosacerdotes proveen al Imperio con sus ingenieros y expertos técnicos.imperial_aquila_small.jpg

“El Omnissiah sabe todo, comprende todo”

_2.gif Adeptus Ministrorum
El Adeptus Ministorum, más conocido como la Eclesiarquía, es la iglesia estatal oficial del Imperio de la Humanidad. Su misión es mantener y promover el culto al Emperador de la Humanidad como el único y verdadero Dios de la Humanidad. También administra y extiende el Culto Imperial a lo largo y ancho del Imperio. A pesar de que la interpretación de ciertos dogmas del Credo Imperial varía según el planeta, cualquier desviación extrema de sus estructuras o teología es considerada como herejía y castigada con gran severidad por la Eclesiarquía o, en casos extremos, por el Ordo Hereticus de la Inquisición imperial. Aunque el Culto Mechanicus es una religión muy diferente al Culto Imperial, es tolerada por la Eclesiarquía bajo los términos del Tratado de Marte, que permitía a los Tecnosacerdotes del planeta rojo mantener su fe dentro de la atea Verdad Imperial. Después de que Imperio, en el M32, se convirtiera esencialmente en una teocracia, el Adeptus Mechanicus aceptó alcanzar un acuerdo teológico con la Eclesiarquía, según el cual consideraban al Emperador como el Omnissiah, la personificación física del Dios Máquina. Sin embargo sigue existiendo una rabiosa desconfianza entre los seguidores de ambas fes, que hierve bajo la superficie y que hace que la Eclesiarquía y el Mechanicus se consideren entre sí como rivales políticos. El Adeptus Ministorum tiene su base en Terra, donde su urbano Palacio Eclesiarcal recubre casi todo el continente austral de la Antártida.
imperial_aquila_small.jpg

“El Emperador lo sabe. El Emperador te observa”

Terr.gifAdeptus Terra
El Imperio es gobernado en nombre del Emperador por los incalculablemente numerosos Adeptus Terra, los miembros del ancestral Sacerdocio de la Tierra, cuyos jerarcas son los Altos Señores de Terra. Tan sólo en la Tierra, su presencia se cuenta por billones y billones de individuos. Sus dependencias abarcan toda la galaxia y sus poderes se extienden a cada uno de los mundos humanos. Ningún hombre esta libre de su influencia o de los rigores de su dictado. El Emperador se ha convertido en un dios en cuyo nombre los Altos Señores de Terra gobiernan el Imperio. La superstición y el dogma se han convertido en los rituales de culto.
p. Los Adeptus Terra constituyen una orden polifacética. Se dividen y subdividen en incontables organizaciones subordinadas, en millones de departamentos cada uno de los cuales cuenta con poderes impresionantes. Los más importantes son: Adeptus Astronomica, Adeptus Astra Telepathica, Adeptus Administratum, Adeptus Arbites y Adeptus Custodes. Verdaderamente, los Adeptus Terra son tan numerosos que nadie puede decir con exactitud cuantas divisiones funcionan bajo su bandera, o para que están constituidas. Diez mil años de esfuerzo han levantado una organización que se extiende hasta lo más profundo del corazón de la sociedad humana. Se reúne información, se documentan los acontecimientos, se recaudan los impuestos. Al igual que un reloj antiguo y que nunca se detiene, las ruedas de la burocracia avanzan despacio en su giro, impulsadas por inercia, sin pesar o considerar.imperial_aquila_small.jpg

“Nadie te pide que pienses, solo que actúes”

La vida en el Imperio

Cada Cual tiene su lugar
El Imperio se aferra fuertemente a una mentalidad feudal. Las naciones creadas al amparo del credo imperial poseen un sentido del deber muy bien definido y una idea clara del “lugar” que ocupan dentro de su sociedad. Los viajes son raros y la mayoría de los ciudadanos jamás abandonan sus mundos natales. La conformidad con lo que se espera de ellos es la norma. De hecho, una de las múltiples razones por las que mutantes y psíquicos sufren tantas persecuciones es porque suelen existir al margen de los límites aceptables de la cultura imperial. El Imperio cobra tres diezmos a la mayoría de los mundos que lo componen:

  • Controlad a vuestros psíquicos y entregadlos a las Naves Negras.
  • Proveed los suministros requeridos en todo momento, sean tropas o material.
  • No tengáis trato alguno con enemigos del Imperio.

A cambio de adherirse a estas tres obligaciones, el Imperio salvaguarda sus mundos contra las numerosas fuerzas oscuras que obran contra ellos. La mayoría de los ciudadanos imperiales opinan que este sistema es perfectamente normal. Muchos de ellos denunciarán a cualquier “brujo” que puedan conocer (aunque la superstición podría silenciarlos) y avisarán de toda conducta inapropiada en cuanto la vean. Se unirán voluntariamente a la Guardia Imperial cuando así se les requiera, y les repugna la mera idea de ver a un alienígena (ya no digamos de hablar con uno). Sirven a sus líderes con orgullo y se regocijan con las victorias del Imperio. Hablan entre respetuosos susurros acerca de las gloriosas campañas de los Marines Espaciales y tiemblan de miedo ante la posibilidad de llegar a incurrir en la cólera de la Inquisición…
p. Por otro lado, los inquisidores y aquellos a quienes eligen como acólitos son conocidos por no saber nunca cuál es el lugar que les corresponde, e incluso por negarse a aceptar que deba corresponderseles. Esta es una de las grande ironías de la Inquisición, el hecho de que, para proteger la sociedad imperial, sus agentes suelen vivir al margen de ella.

Los planetas del Imperio

El Imperio esta formado por innumerables mundos. Nadie ha sido capaz de cartografiarlos todos jamás, como tampoco nadie conoce su cantidad exacta. El Adeptus Administratum tiene departamentos enteros dedicados a catalogar los planetas que existen dentro de los dominios del Emperador , pero es una tarea interminable puesto que su número cambia constantemente.

  • Mundos Agrícolas
    A su modo, estos planetas de cultivo son tan esenciales para el Imperio como lo son las colmenas. Casi la totalidad de su superficie se destina a la producción de alimentos que los mundos colmena no pueden generar en cantidades suficientes para evitar que sus ingentes poblaciones mueran de hambre.
  • Mundos Altar
    Estos planetas están dominados por la religión y por los actos de devoción. Pueden suceder que sean el lugar de nacimiento de un célebre santo, o que en ellos se hubiera librado una guerra particularmente importante. Suelen estar salpicados de templos y santuarios, están controlados por la Eclesiarquía y disponen de centros de entrenamiento para los miembros de su Adeptus.
  • Mundos Colmena
    Los planetas más poblados del Imperio son los mundos colmena. La densidad de población es tan elevada que la gente vive hacinada en ciudades gigantescas, formadas por estructuras realmente inmensas compuestas por varios estratos que se alzan a gran altura, cada una de las cuales alberga a miles de millones de individuos.
  • Mundos en Cuarentena
    La existencia de estos mundos suele pasar desapercibida, pero hay muchos de ellos en todo el Imperio. Está prohibido viajar a estos mundos, salvo para las expediciones más informadas y mejor armadas (y aún así necesitan tener una buena razón para hacerlo).
  • Mundos en Desarrollo
    Estos mundos están divididos en zonas geográficas con diversos niveles de desarrollo y cultura. Dependiendo del gobierno predominante, estas zonas podrían ser países, estados, potencias o territorios tribales. Puede darse el caso de que los mayores niveles tecnológicos y económicos se centren en las primeras zonas colonizadas.
  • Mundos Feudales
    La gente que habita estos planetas sólo tiene acceso a las tecnologías más básicas. Conocen los fundamentos de la agricultura y la construcción de maquinas sencillas como poleas, molinos de viento y demás; pero el vuelo de propulsión, las armas automáticas e incluso los vehículos de tracción motora son muy poco habituales o incluso inexistentes.
  • Mundos Forja
    La mayor parte de la superficie ocupada de un mundo forja parece una inmensa fábrica: sus complejos industriales se alzan imponentes, y las galerías de sus minas se adentran a grandes profundidades en su interior. En estos mundos se construyen gran cantidad de maquinarias complejas, como tanques o piezas de naves espaciales.Están controlados por el Adeptus Mechanicus, que también posee instalaciones de formación e investigación, junto a las grandiosas catedrales consagradas a su deidad Omnissiah; en ella los archimagos del tecnosacerdocio celebran los rituales más elaborados y complejos en honor al Dios maquina.
  • Mundos en Guerra
    Existen muchos mundos imperiales que pueden clasificarse como zonas de guerra. El Imperio libra conflictos bélicos constantemente, y hay planetas enteros que acaban completamente calcinados como daños colaterales.
  • Mundos Salvajes
    Estos mundos están habitados por pueblos tribales que subsisten sin ayuda de tecnología. Esto puede deberse a un proyecto fallido de colonización, a preferencias religiosas, a una elección cultural, al entorno o a cualquier otro motivo.
Escenario de Campaña
Items

Main Page

Hereticus Tenebrae Ttawers Ttawers